¡Hola hola! Sé que prometí este post hace muuuuuchas semanas pero ha sido totalmente imposible. Aprovecho un ratito que tengo para compartir algunas de las fotos y los planes que hicimos durante nuestro finde en Zaragoza, una ciudad llena de historia y cultura.

Llegamos el viernes por la tarde noche, y nos alojamos en un hotel súper céntrico, no podía estar mejor situado llamado Hotel Alfonso, a 500 metros de la Basílica del pilar y la Catedral. Esa noche a parte de ver un poco de la ciudad paseando sólo pudimos ir a cenar, a un sitio que me recomendaron mis seguidoras mañas y no defraudó. Se llamada "La Lobera de Martín". No es barato y tienes más opciones alrededor, pero se comía muy bien y era muy espacioso así que para los que vamos con niños es una buena elección.

Como era un viaje familiar (suegros, cuñados amigos...), íbamos sin marcar tiempos, según fueran surgiendo las cosas, así que arrancamos un poco tarde del hotel y nos dirigimos a la basílica del Pilar. Desde las 12:00 hasta las 14:00 los niños - hasta que hacen la primera comunión - pueden pasar a sacarse una foto con la Virgen y tocar y besar el manto. Es una tradición muy bonita :) No se asusten por la cola que va muy rápido y eso que nosotros fuimos en sábado y en plena época de comuniones. Los adultos no pueden pasar, sólo los niños, así que mi hijo Arturo lo intentó tres veces pero le daba miedo pasar por una puerta sin mí y se quedó sin foto con "La Pilarica", de lejos le dio "besos de amor" y "paciencia para su abuela", y aprovechó para pedir una moto, pero le dije que eso se lo daba la próxima vez que entrase a sacarse una foto con ella, así que ya tenemos que volver.

Estuvimos bastante rato allí, visitando los monumentos, pinturas e historia de la basílica así que salimos a la hora de comer. Almorzamos en un sitio muy cercano a la basílica, se llamaba El rincón de Luis, una arrocería tipo taberna y todo estaba buenísimo: alcachofas, cordero, revuelto, arroz...salimos rodando.

Para bajar la comida volvimos a la basílica a por unas "medidas de la virgen", son unas cintas que miden lo mismo que la Virgen del Pilar (35 centímetros si mal no recuerdo) y la gente las usa como pulsera, para colgar en el coche, en las cunas a modo de protección...compramos 20 Después paseamos por la Catedral y los callejones traseros, El Palacio de los Condes de Morata, cruzamos el puente de piedra, vimos las ruinas romanas, tiramos piedras en el río Ebro y volvimos a nuestro hotel paseando por El Tubo y parándonos - aunque sin hambre - en uno de sus tantos bares para probar algunas tapas famosas como la de anchoa y chocolate. Me faltaron varias más así que como digo, tendremos que volver. También visitamos una iglesia en la que se exponía el Rosario de Cristal. Son estaciones del Rosario hechas de cristal que salen en procesión el 14 de octubre (si mal no recuerdo) por la noche y no he estado, pero por lo poco que pude ver en la iglesia debe ser increíble Son auténticas obras de arte.

Esa noche cenamos en un lugar que no recuerdo el nombre, pero tienen un sin fin de sitios en los que elegir si van a Puerta Cinegia y se dejan de complicaciones.

Y el domingo era nuestro último día, que aprovechamos para oír misa en la Basílica y subir a una de las torres del Pilar y poder ver Zaragoza desde lo alto. No recuerdo cuanto salía la entrada pero era súper barato y realmente vale la pena. El espacio arriba es pequeño y hay que subir un tramo de escaleras pero puede hacerse con niños sin problema. Teníamos que comer súper rápido para no peder el tren rumbo Madrid y la verdad es que elegimos un sito muy malo. Justo en frente de Puerta Cinegia, pero nos pareció que sería rápido y tendría tapas ricas y no fue así así que repito que pasen por el Mercado o, si se acuerdan y hay alguno en concreto al que quieran ir, reserven el día antes para que tengan mesa.

Y por último, en cuanto a cómo me organizo cuando viajo con niños, la que me siguen de hace tiempo saben el "problema" de Arturo con la comida, así que cargo con potajes congelados en la maleta y los meto en la nevera del hotel, luego los caliento en los sitios en los que vamos a almorzar. Eso lo hago así hasta tres días que es lo que aguantan los potajes buenos, luego ya opto por potitos (tipo Hero) o, según donde me quede pido que me los hagan (si es hotel te los pueden hacer) o compro las cosas para hacerlos yo (en el caso de apartamento). Para el desayuno, Arturo se desayuna en el buffet su leche, galletas, cereales o zumo de naranja y alguna tostada, y para Victoria sólo necesito agua caliente para mezclar con la fórmula. Cuando son pocos días llevo la leche que aproximadamente me hará falta en algún recipiente que ocupe menos que la lata de leche, si no, la cargo completa o la compro en el lugar. Hago exactamente lo mismo con los pañales, si voy pocos días calculo los que me harán falta, y si no muchos días cargo unos pocos y en el destino compro un paquete. (siempre habrá alguna farmacia de guardia por ahí ). Para la cena, le damos de los que cenamos nosotros y antes de acostarse, leche. En este caso la pedimos en recepción y bajábamos a recogerla (el agua caliente también). Ya la mayoría de hoteles 4* y 5* cuentan con un calentador de agua en la habitación. Si no, también puedes llamar antes de ir al lugar para saber si vas a disponer de uno, así vas sobre seguro

En cuanto a la ropa, llevé una maleta tamaño cabina para los dos. Esos días aún eran de entretiempo así que llevaba ropa que pueda "transformarse". Vestidos de entretiempo que pudiera combinar con medias si hacía más frío o sin ellas en caso de calor. Siempre bodies y rebecas o jerséis y un abrigo tipo trenca para cada uno. Cargo con "por si acasos": por si Arturo se hace pis (algún pantalón de más) y por si Victoria se pringa mucho de potaje (muy probable).

Y como extras que nunca faltan en la maleta de ellos: Apiretal, Oscciloccocinum, termómetro, música para dormir y un paño o manta pequeña.

Para entretenerlos en el avión, Arturo juega la mitad del vuelo con algún coche pequeño nuevo y cuando se aburre se entretiene con los dibujos. Victoria no se entretiene con nada así que voy rezando para que se duerma, y si no, nos toca a todos los del avión aguantar sus grititos y demás shows

Y creo que les he contado todo lo que quería, en caso de tener alguna duda más déjenlo escrito en comentarios y se los respondo sin problema :) Un beso muy fuerte!